EUFRASIA, UN DESCANSO PARA TUS OJOS

La eufrasia o Euphrasia officinalis es un elixir natural para los ojos muy eficaz en caso de que padezcas blefaritis, conjuntivitis, orzuelos u otras irritaciones, por ejemplo, por el uso excesivo de lentillas.

Además, es de gran ayuda para las personas con alergias que afectan a sus ojos.

Desde tiempos antiguos se ha utilizado esta planta para aliviar y sanar los problemas oculares. Se la conoce como la planta de la buena vista y se le atribuía el poder de devolver la vista al ciego y alejar al demonio de los ojos

Las primeras referencias de su uso medicinal datan del siglo XIV y ya en el siglo XVI todos los grandes herbolarios europeos la tenían como uno de los mejores remedios para tratar las dolencias oculares.

En inglés esta planta tiene el nombre de “eyebright”, que significa “ojo brillante” y es que cuando la aplicamos en los ojos realza su brillo.

Beneficios de la eufrasia

  • La eufrasia es muy beneficiosa para aliviar la irritación ocular y los ojos rojos, cuando ese enrojecimiento es provocado por la congestión.
  • Reduce la inflamación ocular y ataca los focos infecciosos provocados por virus o bacterias. Por este motivo es muy recomendable en casos de blefaritis o conjuntivitis.
  • También ha demostrado ser eficaz para bajar la inflamación de los párpados, los orzuelos y como remedio de apoyo en caso de alergias por polenácarospolvo o humo.
  • Además, es idónea para mitigar las molestias causadas por el uso excesivo de lentes de contacto

Sin embargo, a pesar de sus múltiples beneficios para la salud ocular, muchas de las propiedades que se la adjudican no cuentan con la suficiente evidencia científica. Por ejemplo, no se ha constatado su efectividad para el glaucoma, la degeneración macular asociada a la edad y las cataratas.

Por lo que en estos casos, siempre es indispensable acudir al oftalmólogo para tener el tratamiento adecuado.

Otros beneficios

  • Es muy útil en afecciones catarrales de otras mucosas, como la nasal (rinitis, sinusitis) y la del oído medio (otitis congestiva).
  • Por su acción cicatrizante y antiséptica es excelente para curar las heridas.
  • Es astringente y antiinflamatoria.
  • Es una gran aliada para tratar las digestiones pesadas, estimular el apetito, combatir las infecciones de oído y bucales y aliviar la faringitis.
  • Puede aliviar los estados congestivos en casos gripales o catarrales.

Cómo usarla

Uso interno

La eufrasia se puede tomar en infusión, tintura, extracto líquido, polvo e incluso en comprimidos.

Uso externo

  • La infusión de la planta se puede aplicar en los ojos en forma de: compresas, colirios o baños oculares
  • En las fosas nasales: mediante vahos, lavados o instilaciones nasales
  • Y en la zona bucofaríngea, a través de colutorios y gargarismos.

Preparación

La decocción se hace con la planta seca en proporción de 1 cucharada sopera por cada cuarto litro de agua.

Cómo prepararla: Se hierve la mezcla un par de minutos y se deja en reposo. Después se filtra y se deja templar. A continuación, se empapan compresas tibias en la decocción y se aplican sobre los ojos cerrados hasta que las compresas se enfríen por completo. Esta operación, que se repetirá tres veces al día, reduce la inflamación y proporciona sensación de alivio.

Si la vas a usar para hacer baños oculares filtra bien la infusión para que no quede ningún resto que pueda ser molesto para tu ojo.

Existen muchos colirios de agua de eufrasia ya preparados que pueden hacerte más cómoda su utilización.

A veces no estás en casa o para esos momentos en los que no tengas tiempo para realizar la infusión y aplicar las compresas por un rato. En esos casos el agua de eufrasia ya preparada es una buena alternativa, que te ayudará a aliviar las molestias oculares producidas por ejemplo, por una larga jornada frente al ordenador.

Contraindicaciones

En principio, el agua de eufrasia no suele causar efectos adversos. No obstante, antes de utilizarla es conveniente consultar con tu optometrista u oftalmólogo.

En todo caso no es recomendable en personas con diabetes ya que puede reducir el nivel de azúcar en sangre.

También se debe evitar en el embarazo y la lactancia.

  • ¿Últimamente has perdido visión de cerca?
  • ¿Tienes molestias en los ojos como enrojecimiento, picor o escozor?
  • ¿Te pasa que al poco rato de estar leyendo tienes que dejar de hacerlo porque tienes los ojos cansados?
  • ¿Después de hacer una tarea visual de cerca, a menudo tienes dolores de cabeza?

Es posible que tengas problemas con tu visión de cerca y que mi curso para “Mejorar la visión de cerca sin gafas” pueda ayudarte.

El día 23 de febrero impartiré la segunda edición de este seminario online.

Te animo a echarle un vistazo y si resuena contigo puedes inscribirte ahora.

Publicaciones Similares