Relaja tus ojos con esta técnica cinco estrellas del yoga visual

Todos los métodos utilizados para el entrenamiento visual son diversos modos de lograr la relajación.
La relajación ocular es el principio fundamental de la visión natural

William Bates, que fue el padre de la visión natural, fue el primero en descubrir que la tensión en los músculos del ojo, era la responsable de la gran mayoría de los problemas refractivos.

Él se dio cuenta que en el proceso de acomodación del ojo (el sistema por el cual podemos ver a todas las distancias) intervenían también los músculos extraoculares.

Es decir, que no solo estaban implicados los músculos ciliares y el cristalino, sino que el resto de los músculos también participaban

Así que cuando pasamos muchas horas mirando de cerca y no permitimos que los ojos estén en su posición de reposo fisiológico, que es mirando de  lejos, se crea mucha tensión.

Esa tensión producida por el esfuerzo muscular puede llegar a deformar el globo ocular y dar lugar a miopía, hipermetropía o astigmatismo.

 

Esto que a simple vista puede ser un problema, en realidad es una buena noticia. Porque si lo que causa el error refractivo es la tensión muscular, la solución es sencilla: relajar los músculos y entrenarlos para tener mayor flexibilidad.

 

Y eso es algo sobre lo que podemos actuar porque cualquier músculo se puede fortalecer y hacer más flexible con cierto tipo de ejercicios Y lo mejor, puedes hacerlo sea cual sea tu edad.

 

El doctor Bates pudo comprobar con miles de pacientes que cuando conseguían relajar el sistema visual, su visión sin gafas mejoraba significativamente tanto de lejos como de cerca, incluso entre los que estaban operados de cataratas.

Visto todo esto, habrás imaginado que por lo primero que hay que empezar si quieres mejorar tu visión, es por aprender a relajar tu ojos.

Puedes utilizar muchas técnicas para lograrlo como pasar tiempo mirando de lejos, la respiración consciente, el bostezo y la técnica estrella de la visión natural: el “palming o palmeo”

¿Qué es y cómo se realiza el palmeo?

Probablemente te has dado cuenta de que cuando sientes los ojos cansados, el simple hecho de cerrarlos durante unos minutos te ayuda a relajarlos.

Y es que cerrar los ojos y privar durante unos minutos a tus ojos de los estímulos de la luz, realmente les permite descansar.

Sin embargo, si quieres obtener un grado mayor de relajación no basta con cerrar los ojos porque siempre pasa algo de luz a través de los párpados. Es esencial además, que  haya la mayor oscuridad posible.

Por eso además de cerrar los ojos, para realizar el ejercicio del palmeo colocamos las manos ahuecadas y de forma suave sobre ellos.

Hay al menos tres razones para que esto sea así.

La primera es que al tapar los ojos estás creando esa oscuridad que tus ojos necesitan para entrar en una relajación profunda.

La segunda es que con al contacto y calor de tus manos, tus ojos se sienten seguros, acogidos, amados.

Y en tercer lugar, porque a través de los chakras que existen en el centro de las palmas estás enviando energía revitalizadora a toda la zona ocular.

Este ejercicio es es 

 

Cuando consigues una buena relajación por medio de esta técnica, generalmente tu visión mejora. 

Aunque no solo eso.

También es muy eficaz para aliviar el dolor de ojos o de cabeza que se produce por el esfuerzo continuado de nuestra visión de cerca.

¿Cómo realizarlo?

La técnica es muy sencilla.

Puedes hacerlo sentada/o o tumbada/o.

Una vez que estés en una posición cómoda, frota tus manos, ahuécalas y colócalas con suavidad en los ojos.

Cuida que tus ojos queden en el centro de las palmas, y tus dedos se apoyen en tu frente en el punto del “tercer ojo”.

Una vez hecho esto, apoya los codos sobre una mesa, un cojín o sobre las rodillas, inclínate un poquito hacia adelante y comienza a hacer una respiración larga y profunda (abdominal)

Ve soltando todas las tensiones y relaja la espalda, los hombros, el cuello, la cabeza y por supuesto, los ojos.

Ahora, lo esencial es que trates de ver la oscuridad, que puedas recrear en tu mente un negro perfecto. Sin embargo, no te esfuerces por ver ese negro. Simplemente evócalo y si al principio aparecen luces, colores o imágenes, tranquilamente imagina que salen de tu cuerpo con la exhalación.

Puedes hacerlo el tiempo que quieras y que disfrutes. Si al principio solo te resulta cómodo un minuto, hazlo únicamente por ese tiempo. 

No lo fuerces. La intención es crear relajación, no hacerlo de forma obligada.

A medida que pasen los días y experimentes los beneficios de esta técnica, probablemente te apetecerá dedicar más tiempo a practicarla.

La duración ideal es entre 5 y 15 minutos y puedes hacerla las veces que quieras. Mi recomendación es que la hagas tres veces al día y especialmente unos minutos antes de ir a dormir.

Eso te ayudará a conciliar mejor el sueño y ayudará a tus ojos a repararse con más facilidad durante el sueño nocturno.

En el caso de que hayas decidido practicar el palmeo acostada/o sobre la espalda, te sugiero que utilices un cojín entre el pecho y los brazos, para que estos últimos no se tensen y te impidan alcanzar el estado de relax deseado.

Por último, quiero hablarte de una postura de yoga que aumenta los efectos de esta técnica: balasana.

Balasana o "postura del niño"

Si ya practicas yoga sabrás que la postura de balasana es una de las asanas de descanso.

Es una de las posturas básicas y apta para todos los niveles, que además puede ayudarte a aumentar los efectos de los ejercicios de yoga visual.

¿Cómo se hace?

Para realizar la postura del niño, primero ponte de rodillas. Tus rodillas deben estar al ancho de tus caderas, ni más juntas ni más separadas. Después, junta los dedos gordos de los pies y siéntate sobre los talones, con la espalda bien recta. Exhala y ve bajando y redondeando la espalda hasta que tu pecho se apoye sobre tus rodillas y tu frente llegue a tocar el suelo. Por último, coloca tus brazos paralelos a tu cuerpo, con las palmas hacia arriba.

 

En el caso de realizarla con el palmeo, en vez de estirar los brazos hacia adelante, coloca las manos sobre tus ojos.

 

Si esta postura no te resulta muy cómoda al principio, puedes utilizar algunos trucos para hacerla más confortable.

Por ejemplo, si te molestan los empeines, coloca una manta enrollada debajo de estos.

También puedes colocar uno o varios cojines para apoyar la cabeza o entre los glúteos y los talones. O las dos cosas a la vez.

Lo importante es que te sientas bien en ella. Recuerda que es una postura de descanso y relajación.

 

 

Beneficios y contraindicaciones de balasana

  • Es perfecta para la relajación.
  • Estira hombros y toda la musculatura de la espalda, sobre todo la zona lumbar.
  • Calma al cerebro, elimina el estrés y la fatiga visual.
  • Alivia el dolor de cabeza.
  • Ayuda a conciliar el sueño
  • Además aumenta el flujo sanguíneo a la cabeza y a los ojos. Al aumentar el aporte de oxígeno a esa zona, la visión se beneficia enormemente.

 

En cuanto a las contraindicaciones, evítala si tienes diarrea, lesión de rodilla o dolores intensos de espalda. Las mujeres embarazadas pueden hacerla, pero con algunas variantes. Por lo que si es tu caso, antes de practicarla te sugiero que consultes con un o una instructora de yoga.

En casos de glaucoma o tensión ocular alta, o desprendimiento de vítreo, practícala bajo supervisión y cuando lo hagas trata de tener la cabeza más elevada. 

 

 

En resumen, la relajación es uno de los pilares fundamentales y quizá el más prioritario si quieres volver a recuperar tu visión real y lograr volver a ver con claridad.

La técnica del palmeo tiene resultados espectaculares para conseguir dicha relajación y ayudarte a mejorar tu vista.

Sin embargo, si realmente buscas tener una visión más confortable, que tus ojos funcionen de manera coordinada y volver a experimentar tu visión real, es necesario que además de este ejercicio, practiques otras técnicas de Terapia y yoga visual.

Si no sabes por dónde empezar y necesitas una guía que te acompañe en este viaje hacia una nueva visión, yo puedo hacerlo.

Y no solo yo. En mi membresía el CLUB GOLD VISION para RECUPERAR TU VISION REAL, puedes unirte a un grupo de personas que ya están mejorando su visión con estas técnicas.

Cada lunes tenemos una sesión online en directo. Si quieres saber si puedes sacar partido de esta membresía, haz clic en el botón de la imagen.

Si te ha gustado y te ha resultado útil, por favor compártelo con tus familiares y amigos

Publicaciones Similares