¿Has oído alguna vez hablar de que el equilibrio puede afectar a tu visión?

¿Sabías que tu equilibrio y tu visión están estrechamente vinculados?

Todos los seres humanos necesitamos ver y saber dónde estamos y cuál es nuestra posición en un espacio concreto. De otra manera sería bastante difícil movernos por el mundo con seguridad.

Para ello, traemos incorporado de serie un GPS maravilloso.

Se trata de nuestro cerebro.

Sin embargo, para que ese GPS funcione óptimamente y te muestre el entorno de manera nítida, necesita de al menos tres satélites a los que nuestro cerebro pueda acceder para triangular tu posición real.

Esos tres satélites son el sistema visual, el sistema vestibular y el sistema propioceptivo.

 

De los tres, el sistema visual, encargado de la visión, es el sistema sensorial dominante pues en el neocórtex hay más áreas dedicadas al procesamiento visual que a cualquier otra tarea.

 

Después tenemos el sistema vestibular, que se encuentra ubicado en el oído interno y se encarga entre otras cosas de mantener el equilibrio y la postura, coordinar los movimientos del cuerpo y la cabeza. Además, está relacionado con la visión periférica.

 

Por último, tenemos el sistema propioceptivo mediante el cual, el cerebro recibe la información sobre la posición y el movimiento de las partes del cuerpo entre sí y en relación con el espacio.

Para que podamos movernos eficazmente en nuestro mundo es necesario que el cerebro reciba información clara y coherente de los tres sistemas.

Entonces necesitas que tu sistema visual le brinde información precisa a tu sistema vestibular y a la vez ambos al sistema propioceptivo.

Y aquí es donde la cosa se pone interesante porque tenemos dos ojos y dos órganos vestibulares y hay una gran cantidad de músculos, terminaciones nerviosas y articulaciones involucrados en su funcionamiento.

 

Así que para obtener esa información clara necesitas verificar que todos funcionan bien de forma independiente y además, asegurarte que trabajan juntos correctamente.

 

Es decir, en nuestro entrenamiento para la mejora de la visión tenemos que evaluar cada ojo por separado y a la vez la coordinación binocular.

De la misma manera, tenemos que actuar sobre el sistema vestibular izquierdo y derecho y en última instancia comprobar que todo ello está integrado para que podamos ver y movernos por en el entorno.

 

Cuando uno de los sistemas falla, el resto se ve afectado también porque al existir esa discrepancia sensorial, el cerebro de alguna manera se confunde, y puede disminuir su poder de ver, empeorando nuestra vista.

 

Hay muchas estrategias y ejercicios que realizamos para entrenar esos sistemas y con ello mejorarlos y por ende tener una mejor visión.

Uno de ellos son los ejercicios de equilibrio, que trabajan el sistema vestibular, que como ya indiqué está relacionado con nuestra retina periférica.

 

Uno de esos ejercicios es el que te dejo en este video y que te animo a practicar.

 

Muchas personas me dicen “Mar, es que yo no tengo tiempo para hacer todos los ejercicios que propones”.

Bueno, por eso trato de compartir cosas que podemos integrar en nuestra vida diaria sin que tengamos que reservar un tiempo específico para ello. Aunque no voy a engañarte, si quieres mejorar tu visión tendrás que hacerlo en algún momento del día.

Sin embargo, este ejercicio concreto lo puedes realizar mientras caminas, cuando sales a dar un paseo o vas a hacer alguna gestión.

Por lo tanto, en este caso, cero excusas. 

 

No necesitas ningún tipo de equipo, solo tu propio cuerpo y las ganas de explorar y practicar.

 

¿Cómo hacerlo?

La idea es que mientras camines vayas moviendo tu cabeza en todas las posiciones de la mirada: derecha, izquierda, arriba, abajo, arriba-derecha, arriba-izquierda, abajo-derecha y abajo-izquierda.

A pesar de la sencillez y lo raro que puede resultar este sencillo ejercicio te ayuda a trabajar tu equilibrio.

La mayoría de las personas cuando caminan lo hacen manteniendo la cabeza muy rígida, con la mirada hacia abajo y eso hace que se reduzca significativamente su capacidad de equilibrio.

Te animo a que pruebes durante algunos días esta técnica y compruebes como te sientes y cómo mejora tu equilibrio y tu percepción del espacio.

 

Solo un apunte más.

Este ejercicio está indicado para todos  en general pues en principio es algo muy sencillo. Pero si al hacerlo te mareas o sientes algún tipo de nausea, puede ser que haya algún tipo de alteración en tu sistema visual o vestibular. En este supuesto, te sugiero que no lo practiques hasta que no visites a un especialista en estos temas que confirme si realmente puedes realizarlo o necesitas otro tipo de ejercicios especiales para tu caso particular.

 

Mejorar la visión es posible gracias a la terapia y los ejercicios de yoga visual.

 

Para conseguirlo se requiere una práctica regular y conocer algunas pautas para el cuidado de tus ojos.

 

No son la panacea, ni sustituyen los tratamientos médicos, pero te ayudan a eliminar el estrés ocular y la tensión mental, a la vez que te aportan un mayor confort visual.

Tampoco te liberan de tus citas periódicas al optometrista u oftalmólogo.

 

Sin embargo, las personas que entrenan su sistema visual logran mejorar su visión significativamente y reducir muchos de las dolencias asociadas al mal uso de tu vista.

 

¿Podrás quitarte las gafas?

Puede que sí o puede que no.

Muchas personas lo han hecho.

Lo que es seguro es que tu visión será más confortable y minimizarás los efectos indeseables producto de la fatiga visual.

 

Soy consciente de lo difícil que resulta practicar estas técnicas en solitario, más aún cuando todavía son bastante desconocidas.

Por eso he creado una membresía, donde nos reunimos cada lunes por Zoom para aprender y practicar.

A través de las sesiones tendrás una guía para poder establecer una rutina y ejercitar tus ojos acompañada/o de otras personas afines a ti.

 

En el CLUB GOLD VISION para RECUPERAR TU VISIÓN REAL vas a encontrar muchas herramientas para mejorar la calidad de tu vista y ver con más claridad el mundo que te rodea y también tu mundo interno.

Posiblemente sea uno de los pocos espacios donde se aplica kundalini yoga y la terapia optométrica junto con el resto de las técnicas de visión natural.

 

En definitiva, un gimnasio para tus ojos en el que puedas construir una nueva visión para un nuevo paradigma.

 

Durante el mes de agosto puedes entrar en la membresía al precio promocional de 22,00 € al mes. El 1 de septiembre subirá a 42,00 €.

Todas las personas inscritas antes del 31 de agosto seguirán pagando 22,00 € para siempre o hasta que tú quieras, pues puedes darte de baja cuando lo decidas.

Mira toda la info en el botón.

 

 

 

Si te ha gustado compárrtelo en tus redes

Publicaciones Similares