Los 7 grandes enemigos para la salud de tus huesos

Si has padecido alguna vez una lumbalgia o tienes frecuentes dolores de espalda, sabes lo incapacitada que te sientes en esas situaciones.

Todas las personas queremos sentirnos fuertes y permanecer erguidas para toda la vida.

En la actualidad entre el 60 y el 80 por ciento de las personas mayores de 50 años padecen en algún momento dolor de espalda, más concretamente en la zona lumbar y cervical.

Este tipo de dolor tiene un gran impacto en nuestra calidad de vida. De hecho es una de las patologías que con frecuencia limitan nuestras actividades cotidianas y provocan incapacidad temporal.

Desde el punto de vista biológico, los seres humanos vamos ganando masa ósea desde que nacemos hasta aproximadamente los 30 o 35 años, más o menos. A partir de hay, dicha masa ósea disminuye progresivamente.

Sin embargo, esta merma se puede acelerar más en las mujeres a consecuencia de la pérdida de estrógenos que ocurre en el climaterio y la menopausia, ya que estos son protectores naturales de nuestros huesos.

El hueso es un órgano vivo que está en continua remodelación y sea la que sea la edad que tengas puedes contribuir a estimular esa remodelación y crear hueso sano.

Para lograrlo, quizá tengas que hacer algunos cambios en tu actividad física, tu alimentación y el manejo de tus emociones, entre otras cosas.

En mi opinión, lo primero de todo es examinar minuciosamente tu estilo de vida y ver esas costumbres que tenemos integradas, que son automáticas y que no reparamos en si pueden estar perjudicando o no nuestra salud ósea.

Los grandes enemigos de tus huesos

Implementar nuevas rutinas nos resulta a veces bastante engorroso y muy a menudo abandonamos antes de haberlas incorporado en nuestro día a día.

De hecho, la manera más fácil de deshacerse de un hábito es sustituyéndolo por una costumbre que nos aporte mayores beneficios.

Así que en este artículo te muestro algunos de los enemigos de los que posiblemente no somos conscientes y que te están afectando negativamente para conservar tus huesos en buen estado.

1- No tomar suficiente luz natural

La luz del sol te ayuda a producir vitamina D, que es esencial para tus huesos.

En la actualidad nos pasamos muchas horas en interiores, sobre todo ahora con el aumento del teletrabajo, y eso esta causando que haya muchas mujeres con déficit de esta vitamina.

Mi sugerencia es que pases todos los días al menos una hora al aire libre y que te expongas a la luz solar. Siempre con sentido común, eligiendo las horas en las que es sol no pueda dañar tu piel.

2.- Vida sedentaria.

Una de las causas que afectan al deterioro de tus huesos es la falta de movimiento.

Los huesos solo se conservan cuando se someten a vectores de fuerza que estimulan la formación de masa ósea.

Se ha demostrado que las mujeres que hacen ejercicio insuficiente tienen mucho más riesgo de tener osteoporosis.

Los mejores ejercicios para inducir la formación de hueso sano son los de fuerza, impacto y equilibrio. El yoga también puede ayudarte a través de los estiramientos y movimientos de columna a fortalecerte y ser más flexible.

3.- Exceso de cafeína

La cafeína es el motivo principal de una mayor excreción del calcio por la orina. Cuanta más cafeína consumas, más calcio vas a perder.

Si además tu consumo de calcio es deficiente, la pérdida de masa ósea se puede producir con mayor rapidez.

En este punto cabe destacar que aunque el té verde y negro contienen cafeína, se ha comprobado que tomarlo es bueno para los huesos, probablemente debido a su contenido en fitoestrógenos.

4.- Hacer una mala dieta

Una dieta basada en comida basura, alimentos procesados, con pocas verduras y frutas es un enemigo feroz que perjudica el desarrollo y el mantenimiento de una sólida base ósea.

(Esto lo veremos en el módulo de alimentación para la menopausia)

5.- Malas posturas

Las posturas que adquieres cuando estás sentada durante horas frente a un ordenador (hoy son excesivas), o a la hora de ver televisión o leer en la cama, por ejemplo; pueden crear tensiones en la columna y provocar mucho dolor en la espalda.

Es esencial aprender a corregirlas y establecer una buena higiene corporal. Es decir, ser consciente de tu cuerpo, de sus movimientos, de las tensiones que se producen cuando lo sometemos a determinadas posiciones.

En este aspecto el yoga es una disciplina excelente y que te ayudará a mejorar la conciencia corporal y a escuchar lo que le va bien a tu sistema óseo,

6.- Cargar con demasiado peso

Muchas veces, de manera inconsciente, sometemos a nuestra columna a un esfuerzo excesivo, cargando más peso del recomendable y además lo hacemos de forma inadecuada.

He comprobado en mí misma que no prestar atención a este punto puede provocar problemas con la espalda, que en algunos casos derivan en dolores crónicos.

Por eso, cuando vayas a levantar algún peso, pon especial atención a la zona lumbar y si consideras que es demasiado, simplemente no lo hagas.

5.- No atender a tus emociones

Existe una relación entre lo que sientes y las molestias en las distintas partes de la columna. Cada una de las vértebras representan distintas emociones..

Por este motivo, es interesante identificarlas y descubrir la relación emocional para encontrar el mensaje oculto tras el dolor.

Tengo que confesar que de todos ellos, el último punto es el que más disfruto cuando lo tocamos en los cursos de MENOPAUSIA CONSCIENTE.

Encontrar los motivos emocionales y los conflictos internos que pueden estar relacionados con las dolencias de cada una de las vértebras de la columna, así como del resto del sistema músculo-esquelético, es un tema que me apasiona.

Cuando descubrimos ese origen emocional, no solo resulta más fácil la recuperación física, sino que además nos ayuda a sanar muchas de las heridas inconscientes.

Concluyendo, si quieres mantener tus huesos sanos y fuertes, es necesario abordar todos los aspectos del ser.

  • Trabajar el cuerpo a través de ejercicio físico, práctica de yoga, buena alimentación
  • Entrenar la mente para investigar y ver los programas inconscientes que pueden estar afectando a tu salud ósea
  • Aprender a enfrentarte y manejar las emociones.

Por este motivo, ocuparte de mantenerlos en buen estado no es solo cosa de evitar dolores de espalda o prevenir la osteoporosis, que también.

Asegurarte de crear unos huesos sanos y fuertes también te ayudará a sentirte más segura, más sólida y más enchufada con tu fuente de sustento.

Esto da para una taller entero y por esta razón es uno de los que están incluidos en el programa MENOPAUSIA CONSCIENTE CON KUNDALINI YOGA.

Impartiré este taller online el 25 de mayo a las 18:00 h.

Las inscripciones están abiertas hasta el día del taller a las 12:00 h.

Reserva tu plaza pulsando el enlace:

Taller online: Erguidas para toda la vida. Cuidando la salud de tus huesos


Al suscribirte podrás descargar el ebook “9 claves para vencer la fatiga”, acceder a la información antes de verla por las redes y obtener descuentos exclusivos para todos los talleres del programa. (incluido este)

Publicaciones Similares