El yoga visual es un conjunto de ejercicios y prácticas naturales que te ayudan a cuidar la salud de tus ojos.

El ojo es un órgano complejo cuya función es la visión. La verdad es que vivimos en un mundo eminentemente visual. El 90% o más de la información la obtenemos a través de los ojos.

Nuestros ojos están diseñados para ver cómodamente de lejos, lo que se llama posición primaria de la mirada. También tienen la facultad de poder enfocar a distancias próximas. Es lo que llamamos acomodación, en la que intervienen entre otras cosas algunos de los músculos oculares y el cristalino.

Sin embargo, aunque podemos mantener el enfoque en visión cercana, la realidad es que mantener ese enfoque durante periodos prolongados no es lo  natural, lo que puede acarrear malestar y hacer que aparezcan o se agraven los defectos refractivos.

Lamentablemente hoy nos pasamos horas interminables delante de la pantalla del ordenador o del móvil.

Una gran mayoría de los trabajos requieren someter que los ojos estén haciendo un esfuerzo continuo para mantener el enfoque a distancias cercanas. Eso por no hablar de que las personas que viven en las ciudades donde no hay prácticamente espacios abiertos.

Cada día tenemos menos oportunidades de darle a nuestros ojos lo que necesitan: mirar hacia la lejanía y permitir que descansen y se recuperen.

Cómo dije anteriormente, el ojo es un órgano complejo compuesto de músculos, diferentes estructuras que hacen la función de lentes de un sistema óptico, que a su vez lleva las imágenes a la retina para luego procesarlas en el cerebro.

La visión no es sólo un proceso físico, sino que la mente interviene activamente en las percepciones visuales y lo que estas provocan a un nivel más profundo.

Generalmente no somos conscientes de cómo funciona nuestra visión y nos limitamos a corregir la visión borrosa con gafas o lentillas. Si vemos nítido, entonces vemos bien.

Sin embargo, esto puede no ser así de fácil. A veces vemos con nitidez, pero sentimos fatiga ocular. O leemos bien las letras con la compensación óptica, pero no somos capaces de retener lo que leemos. O distinguimos correctamente las formas, pero nos cuesta calcular las distancias en el espacio, por ejemplo, a la hora de aparcar.

Y es que la visión correcta no es sólo ver con alta definición. Ver bien requiere que tomemos en cuenta otras muchas cosas como:

El yoga visual trata de mejorar todas estas cosas de forma natural a través de diferentes ejercicios, respiraciones específicas, visualizaciones y meditaciones.

Los antiguos yoguis ya sabían la importancia que tiene mantener los ojos sanos y restablecer la vista para mejorar la vida.

Ellos desarrollaron toda una serie de técnicas para ayudar a crear salud ocular y mejorar la visión en todos sus aspectos.

Me formé como optometrista y durante más de 30 años he graduado y tratado a miles de personas. Así que no quiero decirte que el yoga visual vaya a hacer que ya no tengas que usar gafas nunca más, aunque eso pueda ocurrir en algunos casos.

En mi experiencia he visto personas que con pequeños defectos refractivos han conseguido no portar sus lentes mas que en contadas ocasiones, otras que consiguen retrasar el uso de gafas de cerca y también algunas que mejoran notablemente su agudeza visual.

Ahora bien, lo más importante de todo, es que las personas que practican yoga visual habitualmente consiguen mayor flexibilidad de los músculos oculares, se deshacen del estrés y la fatiga ocular y consiguen utilizar su visión de forma consciente sin depender tanto de sus lentes.

Sea que tengas miopía, astigmatismo, presbicia, puedes beneficiarte inmensamente del yoga para los ojos.

Las técnicas de yoga visual te ayudan a ver bien y a vivir mejor.

El método implica series de entrenamiento o gimnasia ocular para aprender a relajar y tonificar los músculos. Además, aprendemos el arte de la relajación mental y el equilibrio de la energía de nuestro sexto chakra que es el centro que rige la visión. Es decir, aplicamos estas técnicas para ver bien con los ojos físicos y también con los ojos mentales.

Se trata de emprender un camino hacia una visión óptima. Y cuando mejoramos la capacidad para recibir la información visual no solo estimulamos los ojos, sino que el cerebro se estimula y rejuvenece

 

Si quieres saber más sobre Yoga Visual, el día 5 de mayo haré un webinar gratuito donde te mostraré “5 claves para eliminar el estrés visual y la tensión mental”