LA ANSIEDAD EN LA MENOPAUSIA

La ansiedad es otro de los síntomas asociados al climaterio. Sin embargo, es necesario diferenciar cuando ésta está provocada por los cambios del proceso o es consecuencia de otros factores.

La ansiedad es una reacción del cerebro ante un peligro, ya sea real o imaginado. Cuando el cerebro detecta una amenaza envía señales para que nos pongamos a salvo.

Esas señales pueden ser sudoración, palpitaciones, nerviosismo, falta de aire, nerviosismo, nudo en el estómago, etc.

A veces, más que una amenaza real la ansiedad se desencadena por miedos e inseguridades internas.

La ansiedad puede originarse por:

  • Ansiedad por el recuerdo de un peligro real

Cuando hemos tenido una experiencia negativa o un trauma y debido a ciertos estímulos volvemos a revivirlo mentalmente.

  • Ansiedad por incongruencia entre lo que pensamos/sentimos y lo que hacemos

Cuando aceptamos situaciones que no nos gustan o en las que nos sentimos incómodas.

  • Ansiedad por no afrontar los temores – reacción obsesiva

Desde un punto de vista holístico, generalmente la ansiedad representa una falta de confianza en la vida, así como una insatisfacción ante lo que nos sucede.

Esa falta de confianza a menudo está ocasionada por la creencia de no ser capaces de cambiar las cosas o la falta de voluntad para dar los pasos necesarios para romper y transformar esa realidad que no soportamos.

Sea cual sea el motivo o miedo que esté causando la ansiedad es imprescindible romper el patrón pensamiento-sentimiento. El trabajo para liberar las creencias limitantes será más o menos complejo en función de lo arraigadas que estén.

De nuevo, la meditación puede ser un gran pilar para manejar los estados de ansiedad.

La menopausia es un proceso natural en el que ocurre un desequilibrio temporal del sistema hormonal y cada glándula de ese sistema está conectada a un chakra principal.

Es por ello, que la menopausia pondrá de manifiesto cualquier bloqueo que pueda haber en nuestra vida. Esto nos da la oportunidad de liberarlo o sanarlo de una vez por todas.

Agradezcamos todos esos cambios anímicos que nos informan de qué es lo que anda mal en nuestra vida. Gracias a ellos nuestra vida puede dar un giro para mejor y un mayor autoconocimiento.

Cada una de nosotras vivimos estos cambios en el estado de ánimo de manera particular. Lo importante es querer aprender de ellos y verlos como una ocasión de liberación y transformación.

Si quieres aprender estrategias para gestionar la ansiedad, te animo a participar en el taller “Ansiedad con alas”, impartido dentro del programa Menopausia Consciente por la psicóloga Verónica Cuevas.

Puedes inscribirte aquí

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.