La salud de tu columna vertebral

Es esencial mantener la salud de los huesos durante toda la vida y en la etapa del climaterio es especialmente importante.

Si bien es cierto, que la pérdida de masa ósea se produce tanto en hombres como en mujeres, nosotras somos más vulnerables, en parte debido a la disminución de los niveles de estrógenos.

Así que si no lo has hecho hasta ahora, este es un excelente momento para comenzar a cuidarte y prevenir posibles dolencias futuras.

En kundalini yoga ponemos especial énfasis en el trabajo de la columna vertebral. No sólo porque es el soporte del cuerpo y la que nos mantiene en pie, sino porque su estado nos da muchas pistas sobre nuestra autoestima y nuestra actitud ante la vida.

Una postura erguida, con el pecho abierto nos conecta con el sentimiento de “ser más capaces” y de enfrentar con éxito las vicisitudes de la vida.

 

Por el contrario, un porte encorvado indica una sensación de miedo y 

victimismo ante las mismas circunstancias.

 

De igual manera, podemos relacionar la flexibilidad de nuestra espina dorsal con la flexibilidad de carácter y con nuestra  apertura a los cambios. ¡Y en este momento tenemos muchos y a todos los niveles!

A medida que avanzamos en edad pueden aparecer dolencias de rigidez y movilidad.

La causa más común de que esto suceda es la falta de ejercicio y movimiento.

También tenemos que tener en cuenta que en la columna se localizan los principales centros energéticos (chakras).  Mantenerla saludable facilitará el flujo energético entre ellos e incrementará tu nivel de bienestar notablemente.

Por eso la práctica del yoga es tan beneficiosa para mejorar nuestro sistema músculo esquelético y nuestra vitalidad en general.

La mayoría de las dolencias del sistema óseo tienen origen en un desequilibrio del sistema muscular.

Cuando estamos muy estresadas, física o emocionalmente, los músculos se contraen. Esto hace que haya menor flujo sanguíneo y por consiguiente menos oxígeno y nutrientes esenciales para el buen metabolismo de los huesos.

En estas condiciones es más fácil que se acumulen toxinas que pueden ocasionar inflamación y/o dolor.

Los malestares más comunes que se producen “casualmente” en la etapa del climaterio son:

 

  • Dolor de espalda
  • Dolor en las articulaciones
  • Calambres en las piernas 
  • Adormecimiento de pies y manos

Quiero subrayar la palabra “casualmente” , porque en realidad, aunque puedan aparecer en este periodo, la mayoría de ellos no tienen nada que ver con el climaterio.  Es evidente que hay un cambio hormonal que afecta a la remodelación ósea, sin embargo, nuestro estilo de vida es el origen de un alto porcentaje de estos dolores.

 

La pérdida de tono muscular por falta de ejercicio, la vida sedentaria, los malos hábitos posturales, los largos periodos de tiempo que pasamos frente al ordenador. Todo ello causa más molestias en tus huesos que los cambios hormonales.

 

La buena noticia es que la musculatura se puede entrenar a cualquier edad y siempre puedes aprender a mejorar tu postura, para conseguir mantener tus huesos en buen estado.

 

Por otro lado, la parestesia, el adormecimiento y el hormigueo de pies y manos también están muy relacionados por la falta de movimiento. 

Los ejercicios de flexión, extensión y torsión que practicamos en kundalini yoga son excelentes para aliviar estas molestias.

 

Desde el punto de vista energético la columna representa el eje de la vida, la que lleva la responsabilidad. Los diferentes malestares que se producen en ella pueden reflejar diferentes estados emocionales

  •  Es estrés, el miedo y toda preocupación relacionada con la seguridad material, se refleja en la zona lumbar.
  •  Las dorsales están vinculadas a la confianza en la vida y la fluidez con la que aceptamos los cambios.
  • La zona cervical manifiesta la forma en que manejamos y expresamos nuestras emociones (Quinto chakra)

Desde esta visión holística también podemos relacionar el resto de dolencias con diferentes experiencias.

  •  Las articulaciones representan los cambios y la forma en que los abordamos
  • Los calambres pueden producirse cuando hay mucha tensión y miedo
  • El hormigueo y el adormecimiento de las extremidades simbolizan el letargo ante los sucesos de la vida, el estancamiento y la dificultad para tomar decisiones.

Como ves, para lograr el bienestar integral es necesario observar nuestras tres estructuras: física, mental y emocional. Somos algo más que un cuerpo físico, somos energía. 

La energía del primer chakra, Muladhara, es la que rige nuestro sistema esquelético. 

Cuando deshaces los bloqueos energéticos de este centro es más fácil adquirir mayor flexibilidad, fortaleza y seguridad en todos los niveles de nuestro ser.

 

Esto es lo que trabajamos en el programa MENOPAUSIA CONSCIENTE, en el que no solo hacemos un trabajo físico, sino que vamos mucho más lejos, hacia la profundidad de tu Ser.

Como siempre digo, es un viaje de autoconocimiento que te dará las herramientas para vivir con más vitalidad, más alegría y más conciencia.

 

Si quieres saber más sobre el programa de MENOPAUSIA CONSCIENTE puedes seguirme en mis redes, donde comparto habitualmente contenido sobre el tema.